No todo es campaña electoral: están los cargos, tambien…

por El Irreverente

Juliana Di Tullio al directorio del Bapro. La Victoria es conseguir puestos y cajas.

Hace unos años mientras Cabandié, como líder de la banda parlamentaria del FPV acordaba con el macrismo no trabarle el presupuesto por un puestito en el directorio del Banco Ciudad. Tan así fue, que Ritondo ante abstenciones de la bancada K mandó exabrupto comparando el número de los que votan y por lo que “cobran”. En referencia, la sandez,  a que por los puestos negociaban y luego no votaban el presupuesto con el mismo número. El macrismo está en la misma desvergüenza, no es mejor ni peor que el kirchnerismo, sólo es lo mismo. Hay sólo un diferencia de sabores, por que no vi que Cristina echara a Monsanto, le regaló la vida de la gente de Malvinas Argentinas y estaba orgullosa de éso y la lucha popular la obligó refugiarse por vergüenza de ser derrotada por un pueblo que le gritó un NO rotundo a una multinacional y a Cristina su patrocinadora. Macri mantuvo en su Gobierno al siervo de Monsanto y profesional de dudosa ética Lino Barañao. Sólo cito ésto para no extenderme en miles de veces que debimos luchar contra ambos bandos de la grieta milagrosa. Los mismos que ya no hacen más que pensar como ganar las elecciones de 2019, o al menos eso pensaba hasta hoy. Pero vemos que hay un interés superior, uno al que ambos por más vergüenza que pasen no pueden evitar: puestos en bancos, empresas y entidades públicas en manos del “enemigo” que lo veas del lado de la grieta es igual. Tan iguales que se ganan claramente la visión de que son lo mismo.

Y ya no quiero abundar en la fundamentación del mismaje. Estábamos equivocados en que sólo piensan en las elecciones, pero el interés más firme y casi fundamental de lo que daremos en llamar los PRO-Kaces (para abreviar) son los cargos y el manejo de las cajas estatales. Todo está permitido, desde hacer el ridículo iniciando la campaña electoral un año antes hasta la desvergüenza de comer de las migajitas que le tira el enemigo.

Cerrando el año, el Senado Bonaerense aprobó la designación del Directorio del Banco Provincia, es decir “la gran caja” y allí fue designada con un puesto la referente kirchnerista, JulianaDi Tullio, una auténtica recordwoman dela simple ecuación que es el motor del Poder en la Argentina: no son las ideas, son los negocios. Las irrenunciables huestes kirchneristas dieron a cambio la aprobación de unas pavaditas que pedía la Gobernadora María Eugenia Vidal, como ser: el tratamiento del presupuesto, la fiscal impositiva y el endeudamiento requerido por el Gobierno Provincial. En su eterna simulación el kirchnerismo votó en contra de las tres leyes pero facilitó que los intendentes reconozca el endeudamiento. Una estrategia que usa siempre el poder PRO-Kaz decir que no hacen lo que sí hacen, diciendo que por arte de magia Di Tullio es Directora y no por las reuniones que referentes del kirchnerismo mantuvieron con el Ministro de Economía Hernán Lacunza en las que se coordinó la farsa de diferenciarse con beneficio para ambas facciones de la farsa que se disponer a crear un nuevo movimiento histórico al cual podríamos llamar: MOVIMIENTO TODOS POR LOS CARGOS

Hits: 38

Leave a Reply